Ir direto para menu de acessibilidade.
Acesso à informação
Início do conteúdo da página

Mariscal Castello Branco

Publicado: Miércoles, 03 Febrero 2016 14:29 | Última actualización: Miércoles, 17 Julio 2019 14:56 | Visto: 113


"Difícilmente habrá personalidad más rica y más completa que la del presidente Castello Branco, que unía la energía del jefe a la visión del estadista. Era de los que conservaban autoridad innata, a pesar de haber bebido la leche de la ternura humana.”
(nuestra traducción)
Luís Viana Filho


"Los actuales científicos de la Información, en la cruzada de la guerra contra la incompetencia mundial vigente, recomiendan, entre otros procedimientos, el trabajo en equipo. Hace casi medio siglo, el Coronel Castello Branco se dedicó a fondo a poner en práctica el método de trabajo del ejercicio del mando, el que, básicamente, es el trabajo en equipo en todos los niveles militares, a fin de alcanzar la mejor decisión, racionalizándose la jerarquía.”
En otras palabras, mucho antes de que el mundo comenzara a sentir la necesidad de resolver su terrible incompetencia, un Coronel del Ejército ya hacía lo que le era posible para acabar o neutralizar aquella amenaza clara en su profesión. Genial ... sin ningún favor, pues está demostrado por otros rasgos de su inolvidable perfil". (nuestra traducción)
Francisco Ruas Santos, Centro de Informações Culturais


VIDA EN LOS CUARTELES

Hay nombres que simbolizan una indefinible mezcla de sencillez y grandeza. Hay vidas que se extienden en el tiempo como símbolos fijos en nuestras memorias. Hay hombres cuyas ideas y acciones se transforman en la propia historia. Es el caso del cearense Humberto de Alencar Castello Branco.

Nacido en Mecejana, el 20 de septiembre de 1900, hijo de ilustre militar, realizó sus estudios secundarios en el Colegio Militar de Porto Alegre, desde donde siguió para la Escuela Militar do Realengo.

Declarado alférez de Infantería en 1921, salió de Río de Janeiro y se fue a Belo Horizonte, donde sirvió en el 12º Regimiento de Infantería. En 1924, todavía como Teniente, hizo el Curso de Perfeccionamiento de Oficiales y, al regresar al 12 R.I., se le dio la tarea de mandar un destacamento de la unidad e integrar las fuerzas legalistas que vendrían a enfrentar y vencer revueltas internas eclosionadas en São Paulo, en el año de 1925.

Como Capitán, el valor intelectual de Castello Branco sobresalió y en 1931, en esta Escuela, concluyó el Curso de Estado Mayor del Ejército en 1er lugar. Por sus propios méritos, fue inscrito en la Escuela Superior de Guerra francesa y al regresar a Brasil, preocupado con la formación de los cuadros del Ejército, desempeñó, con elogio, la función de instructor de la “Escuela Militar do Realengo”. Cursó también la Escuela de Comando y Estado Mayor de los Estados Unidos.

Ya en el rango de Teniente Coronel, integró el primer escalón de la Fuerza Expedicionaria Brasileña, la FEB, desempeñando la función de Jefe de la Oficina de Operaciones del Estado Mayor de la FEB, en el período de 1944 a 1945. Terminada la 2ª Guerra Mundial y tras ascender por merecimiento a Coronel en 1945, Castello Branco regresó a Brasil con el firme propósito de transmitir sus experiencias profesionales a los oficiales del Ejército y, al asumir el cargo de director de Enseñanza de la ECEME, hizo de esta Escuela un verdadero centro de investigaciones doctrinarias.

Castello Branco se dedicó por completo a la vida militar, desempeñando, con fuerza de carácter, liderazgo indiscutible y talento intelectual, varias funciones de importancia en el Ejército, como por ejemplo: Comandante de la 8ª y 10ª Regiones Militares, titular del Comando Militar de la Amazonía y Jefe del Estado Mayor del Ejército. En este último cargo, emprendió todos los esfuerzos contrarios a la implementación de un régimen totalitario en el país, siendo uno de los líderes de la Revolución Democrática del 31 de marzo de 1964.


EL ESTADISTA

Electo Presidente de la República por el Congreso Nacional, el 11 de abril de 1964, tres días después se le ascendió al rango de Mariscal, retirándose del servicio militar activo.

El estadista emergió de la figura del jefe militar ascendido a Presidente de la República.

En primer lugar, se concentró en la tarea de restablecer el orden en Brasil, dándole al País las condiciones de estabilidad necesarias para la reanudación del desarrollo.

A continuación, se dedicó a resolver serios problemas que la Nación experimentaba: La situación económica, el problema agrario, la cuestión de la vivienda, los servicios de infraestructura, la política internacional, la reforma e integración de las Fuerzas Armadas, entre otros.

En lo referente a las instituciones militares, se empeñó para implementar cambios que consideraba vitales para la operacionalidad de las Fuerzas.

La muerte lo sorprendió en 1967, en un accidente aéreo ocurrido en Ceará.

Brasil se resentió del suceso. Hubo en todos el vacío resultante de su ausencia, pero sus cualidades lo hicieron admirado y lo proyectaron como uno de esos grandes hombres de los que la humanidad necesita para crecer, evolucionar y ser más justa.


IMPORTANCIA PARA A ECEME

El nombre del Mariscal Humberto de Alencar Castello Branco está eternamente grabado en la memoria de la Escuela de Comando y Estado Mayor por su extraordinaria contribución a la reestructuración de la doctrina militar vigente cuando desempeñó las funciones de Director de Enseñanza (1946-1949) y de Comandante (1954-1955).

El Mariscal Castello Branco sistematizó, principalmente entre 1946 y 1947, el método del razonamiento del estudio de los factores de decisión, pregonados por la Misión Militar Francesa, con una estructura de trabajo en el ámbito del mando, disciplinando mejor las actividades del Comandante y de sus Oficiales de Estado Mayor.

Cuando regresó a la Escuela en la función de Comandante, el Mariscal perfeccionó su "Trabajo de Comando" de 1948, buscando amoldarlo mejor a las características de los jefes y oficiales de Estado Mayor brasileños.

Conferencias como "La Doctrina de Guerra y la Guerra Moderna" y "Problemas de Seguridad", celebradas en la ECEME, son referencia en la evolución del pensamiento doctrinario de esta Escuela.

"El valor de los estudios en la Escuela de Estado Mayor del Ejército no está en lo mucho que el oficial hace como alumno, sino en lo mucho que va a realizar después. Su diploma solo tiene valor si valor hay en el desempeño que debe el oficial dar a las funciones que este documento le confiere." (nuestra traducción)
Mar Castello Branco

SUS PENSAMENTOS

"Revolución puede enorgullecerse de la obra que realizó para restaurar al país. Como es de la condición humana nuestros hechos son menores que nuestros deseos, pero nuestro esfuerzo no se quedó por debajo de nuestro deber." (nuestra traducción)

"Ved bien que esta casa (Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército) prefiere más la visión concreta de la batalla que a las sentencias abstractas. Todos nosotros, alumnos e instructores, debemos tener bien presente que una maniobra planeada no tiene ningún valor propio y el único valor que se le puede atribuir es el relativo al relacionarla con su ejecución. Concepción y ejecución, en el dominio militar, si son independientes para definir responsabilidades, son sin embargo inseparables en el cuerpo de una maniobra. Trabajemos entonces, con objetividad, buscando siempre completar el estudio del mando en la guerra con la comprensión profundizada de la conducta del elemento que hace posible la guerra - la tropa." (nuestra traducción)
(Conferencia de apertura del año escolar de 1946 en la ECEME)

"La acción, para el Mando, consiste en distinguir entre lo oportuno y lo inoportuno, entre lo que es inmediato y lo mediato. Es no aplazar, es hacer, impulsar, ordenar. Es no estar prisionero a la discusión de ideas, en que no se alcanza nunca el fin, ya sea vagando por el pesimismo, o por el optimismo.” (nuestra traducción)(Reflexionamientos sobre el trabajo del Mando)

"La ausencia de ideas puede no ser la debacle del Jefe, pero puede llevar al desastre a sus subordinados." (nuestra traducción)
(Reflexionamientos sobre el trabajo del Mando)

"El Jefe, para ser el Jefe por todo responsable, necesita tener ideas para impulsar el trabajo, para juzgar y pedir ideas y para tener la clara visión del resultado de esas ideas en las operaciones proyectadas." (nuestra traducción)
(Reflexionamientos sobre el trabajo del Mando)

"El arte de la guerra es muy duro en su práctica. Basta decir que hace falta antes que nada discernir el hecho y después analizarlo, criticarlo, pero nunca dejar de respetarlo en su carácter de hecho." (nuestra traducción)
(Reflexionamientos sobre el trabajo del Mando)

"Hay una diferencia fundamental entre el método racional de jefatura y lo que existe en virtud de la debilidad o de la vanidad del Jefe. Hay Jefes que prefieren el trabajo clandestino de sus auxiliares y, entonces, tienen la ilusión de que los demás piensen que el trabajo es suyo. El método racional, por el contrario, es que los auxiliares no trabajen por el Jefe, sino para el Jefe y sobre todo, para el Jefe." (nuestra traducción)
(Reflexionamientos sobre el trabajo del Mando)

"La palabra RESPONSABILIDAD debe resonar en el espíritu de los que aquí (en la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército) ingresan para comenzar la tarea de aprendices de Estado Mayor. Ella persiste aquí en los trabajos escolares. Ella será el fanal en la obra gigantezca de los Estados Mayores y de los jefes de todos los escalones, en la solución de los problemas de las Fuerzas Armadas Nacionales." (nuestra traducción)
(Reflexionamientos sobre el ejercicio del Mando)

"El combate, basado en el hombre, no puede ser esquemático. En el arte de la guerra, un proceso no tiene el valor de una regla general, o de un principio, tampoco una verdad relativa adquiere el aspecto de una verdad absoluta. El dogmatismo militar es un recurso desastroso que desconoce al pensamiento y a la voluntad, las fuerzas que conciben y deciden. Donde él impera, no tardará el advenimiento irremediable de la decadencia del arte de la guerra." (nuestra traducción)
(Conferencia de apertura del año escolar de 1946 en la ECEME)

"La paz depende de la organización de los Estados. Pero, todo país, además de pugnar por la paz, tiene que encuadrar en la Seguridad Nacional la posibilidad de una guerra. Mucho más que cualquier conflicto, en cualquier continente, es hoy un problema de Seguridad Nacional para un país que en él no esté involucrado ". (nuestra traducción)
(Conferencia Aspectos de la Guerra Moderna)

"La instrucción da al hombre su valor técnico y táctico. Es la base de la disciplina y de la moral. La disciplina es la corriente que articula al hombre y a los hombres en las filas y en la guerra. Es la adaptación de la voluntad individual al interés colectivo. Exige confianza y respeto mutuos. La moral es la fuerza que mantiene la dignidad humana en el soldado. Viene desde dentro de sí mismo, influenciado incluso por sus cualidades físicas. Se apoya también en la moral de sus compañeros. Con ella, el combatiente enfrenta el peligro y la adversidad ". (nuestra traducción)
(Conferencia pronunciada en la Asociación Comercial de Campos)

"La vida militar, para ser bien vivida, debe tener dos características: acción, que le da ánimo y eficiencia; y convivencia, que le trae amistad, afecto, incentivo y otras cosas buenas del espíritu. De esta acción y convivencia, surge el espíritu de Arma, de Cuerpo y la cohesión". (nuestra traducción)
(Reflexiones sobre algunos deberes de los militares y la vida militar)

"El valor de los estudios en la Escuela de Estado Mayor del Ejército no está en lo mucho que el oficial hace como alumno, sino en lo mucho que va a realizar después. Su diploma solo tiene valor si valor hay en el desempeño que debe el oficial dar a las funciones que este documento le confiere." (nuestra traducción)
(Discurso cuando Comandante de la ECEME en la ceremonia de clausura de curso de 1954)

"El Estado Mayor del Ejército es así necesariamente, es el garante de la estructura y de la doctrina de las Fuerzas Terrestres. Pensante y activo, tiene que dar sustancia a la institución y saber que una u otra evolucionan, en particular, con respecto a la eventualidad de los tipos y formas de los conflictos admitidos, al progreso de la técnica y a los cambios de sus propias instituciones políticas nacionales. Es por lo tanto, imperativo que viva él, con pensamiento y acción su época, identificado con el espíritu del tiempo, y no solo absorbido por el día a día, sino de modo que no estudie en la fantasía de cualquier guerra, no retrasarse con relación a los aparatos bélicos y no desconectarse de la evolución política nacional". (nuestra traducción)
(Al asumir la jefatura del EME, 1963)

“Vengan a mí los brasileños e iré yo con ellos para, con el auxilio de Dios y con su serena confianza, buscar los mejores días en los horizontes del futuro.” (nuestra traducción)
(Ante el Congreso Nacional al tomar posesión en el cargo de Presidente de la República, 1964)

“No ser cerimonioso con las ideas, tampoco sentir recelo de las nuevas ideas, a fin de incorporarlas o combatirlas, es factor para estar integrado al espíritu de su tiempo y para siempre evolucionar. Mirando hacia arriba y alrededor, los pies en el suelo caminan en la buena cadencia de la marcha hacia adelante”. (nuestra traducción)
(Colegio Militar de Porto Alegre, 1964)

“Por nuestras manos y por aquellas del futuro, habremos de construir una democracia de oportunidades, continuamente expresada en un desarrollo con estabilidad. Una democracia verdadera al servicio de un Brasil auténtico, fiel a sus orígenes y a su destino, seguro de sus tradiciones y de sus compromisos.” (nuestra traducción)
(Congreso Nacional, sesión solemne conmemorativa del 1er aniversario de la Revolución, 1965)

“Democracia supone libertad, pero no excluye responsabilidad tampoco permite contrariar la propia vocación política de la Nación.” (nuestra traducción)
(Palacio del Planalto al editar el Acto Institucional nº. 2, 1965)

“La política es el arte de conducir los negocios del Estado-Nación, en el sentido del progreso nacional, en los campos interno y externo. Les cabe, antes que nada, la tarea de la interpretación de los objetivos nacionales permanentes y actuales. Para eso emprende constantemente una revisión en esa apreciación y se profundiza en todos los sectores nacionales y en la coyuntura internacional.” (nuestra traducción)
(A los nuevos diplomados de la ESG, 1965)

“El pueblo comprenderá, sin embargo, que no se construye un gran país olvidando los objetivos permanentes de la Nación y cuidando solo de los objetivos ocasionales de los demagogos. No tuve su aplauso, porque no procuré satisfacerlos. Me siento feliz, sin embargo, de haber preferido la conciencia de los que no aplauden por interés, al interés de los que aplauden sin conciencia.” (nuestra traducción)
(Visita al Instituto Agronómico de Campinas, 1966)

"El profesional de cualquiera de las tres Fuerzas, o evoluciona con los avances de su propia época, o se retrasa por circunstancias diversas o se queda al margen, bloqueado por la obligación de defender una posición personalista soberbia, con afectación de dueño incontestable de ideas, que juzga que son las únicas válidas para su Institución. Son peores que los tardíos, pues, para construir, no son comunicativos en el plan del pensamiento, mucho menos en el del debate, y prácticamente se portan como si no tuvieran ideas. Y se quedan solos en el aislacionismo profesional, disociados de la evolución y, absolutamente, inadecuados a la realidad militar brasileña." (nuestra traducción)
(A los oficiales del 12º Regimiento de Infantería, 1966)

“Toda universidad tendrá que construirse en torno a una biblioteca, como aquellas ciudades medievales construidas al lado de las murallas de las fortalezas. ¿Qué son las bibliotecas si no las fortificaciones de las universidades?” (nuestra traducción)
(Universidad Federal de Santa Maria, 1966)

“El deber de todos y de cada uno, el deber será mayor como mayor sea jerarquía, no está solo en proclamar un sufrimiento que todos conocen, sino en señalar soluciones, cooperar con entidades públicas o privadas, a fin de que podamos vencer, en el plazo más breve posible, los males ocasionados por el subdesarrollo.”(nuestra traducción)
(Universidad Federal de Pernambuco, 1966)

“La Revolución de marzo no ha sido para estimular la lucha de clases tampoco para preservar privilegios de clases. Sus objetivos esenciales fueron la modernización de nuestra sociedad por la reforma de estructuras injustas o arcaicas, por el combate simultáneo a la inflación, que nos roba el presente, y al estancamiento, que nos roba el futuro, por la restauración de la tranquilidad política y social indispensable a la realización del desarrollo y al fortalecimiento del Poder nacional.” (nuestra traducción)
(Asamblea Legislativa de Minas Gerais, 1966)

“No vine para destruir sino para mejorar.” (nuestra traducción)
(Asamblea Legislativa de Minas Gerais, 1966)

“La tarea de gobernar, en una fase de reconstrucción económica y moral, consiste muchas veces en destruir tabúes y desterrar mitos a los que la irresponsabilidad de los demagogos les prestó vigencia y popularidad.” (nuestra traducción)
(Inauguración de la Compañía Siderúrgica Paulista, 1966)

“La Revolución puede enorgullecerse de la obra que realizó para restaurar el país. Como es de la condición humana, nuestras hechos son menores que nuestros deseos, pero nuestro esfuerzo no se quedó por debajo de nuestro deber.” (nuestra traducción)
(Inauguración de la Compañía Siderúrgica Paulista, 1966) Observação: Está repetido. Este pensamento já foi mencionado no início.

“Se pretende el bienestar general de la Nación con la convergencia de todas las ideas y los esfuerzos de todas las políticas de consecución. Lo político, lo económico-financiero, lo psicosocial y lo militar son medios que se asocian para la conquista de aquel dominante objetivo nacional.” (nuestra traducción)
(Consejo Nacional de Economía, como padrino de la promoción que concluyó el Curso de Análisis Económica, 1966)

registrado em:
Fim do conteúdo da página